El masaje deportivo es un medio físico manual que ayuda a mejorar el rendimiento y cuidado del deportista. Generalmente, lo aplicamos para recuperar contracturas y sobrecargas, para prevenir y evitar lesiones, así como rehabilitar la musculatura de nuestros deportistas.

La aplicación depende del objetivo que persigamos, como preparar los tejidos previamente a la competición (masaje pre competición), haciendo que el músculo entre en calor, o el tratamiento de los mismos una vez concluida la actividad deportiva (masaje post competición), con el fin de regenerar y prevenir lesiones.

Debido a la importancia de prevenir lesiones, aconsejamos que todas las personas que practiquen deporte de forma asidua, dediquen tiempo semanalmente a estos cuidados, para que la práctica de dicha actividad no se traduzca en complicaciones a largo plazo.

Recuperación de contracturas, sobrecargas, prevenir y evitar lesiones, así como rehabilitar la musculatura.